MIS LETRAS, MI ABRIGO DE INVIERNO

atardecer

El invierno y su crudeza
se llevaron
una parte de mis penas

El sol entibió los sueños
y derritió las letras,
que como bálsamo
se impregnaron
en el papel de mis días 

Aguardando la primavera efímera,
la ciudad se cubre de viento

Los atardeceres del alma
reflejan la música
que en ella habita 

Y la tarde anochecida
me regresa
al sueño dormido 

Él me oye soñar
abrigada en la luz
que tanto anhelo

Respiro destellos
resplandecientes,
blanquecinos,
diáfanos del sol
de este invierno
incansable.

Anuncios

MI INVIERNO

ramas

Se instala el frío de julio
y la sensación de desazón
se hace más nítida

El invierno se posó en mis hombros
y el viento pesa sobre la espalda

Hoy quiero despejar los sinsabores
y recobrar el dulce sabor 
de los sueños (hoy) estancados

Ayer quise soñar 
y fui poesía de verano 

Hoy soy anhelo en silencio 
mas mi poesía no se aquieta

Ayer construí mi hogar de ensueños 
para materializarlos hoy;
a personificarlos voy

Andando despacio y con el viento a cuestas
pero caminando al fin

Hoy los sueños me piden que aguarde,
que luche por alcanzarlos
aún en la niebla 

Hoy me salió el sol 
e iluminó mis latidos
volviéndolos calurosos

La niebla se ha ido,
el viento pesa
pero despeja la vista

Y el horizonte se llena otra vez de colores

*

Esta es mi colaboración de esta semana con la maravillosa página de escritores https://www.facebook.com/elpoderdelasletras2016/ en la cual participo junto a un hermoso grupo de escritores de todo el mundo.

“Es vital para que este país evolucione que los abortos no sean una opción, sino algo extremo a lo que no recurrir de ninguna manera.”

Me genera mucha controversia y sensibilidad hablar de aborto (de sólo pensarlo se me nubla la vista de tristeza). En mi adolescencia tuve una amiga que abortó, hoy no recuerdo cómo lo vivió ella ni cómo lo viví yo desde mi lugar de mujer. Creo que con 16 años no hubiese podido tener la noción ni comprender lo que tal hecho implica en la vida de una mujer (un antes y un después, entiendo); creo que no puedo recordar porque hace 17 años todo era muy diferente: la sociedad estaba distinta, en otro plano, la información era otra, la adolescencia estaba vista con otros ojos, la mujer estaba valorada (o no valorada) de otra manera, no existía hablar de la “violencia de género”, la comunicación entre pares y padres se daba de otra manera y el mundo giraba en otra dimensión. Yo giraba en otra órbita, mis amigas lo hacían también; hoy ninguna de ellas pertenece ya a mi círculo. Y en mi vida adulta he oído casos de mujeres que lo han sufrido (aunque fuera de manera espontánea) y realmente me pareció tristísimo. También he oído hablar de la cuestión psicológica en el hombre, que él también “aborta” siendo pareja (o padre del bebé) y pude comprender que algo en su interior se quiebra también, que aunque no pone el cuerpo también lo sufre desde su lugar -no menos importante que el de la mujer-.

celeste

He pasado casi toda la semana que pasó analizando para mí este tema, he pasado estos 17 años manteniendo mi postura sobre no aprobar el aborto. Estuve dudando sobre si opinar abiertamente en este espacio tan despiadado por tratarse de un tema tan delicado como lo es para la mayoría de la gente porque no es mi intención generar polémica o entrar en debate con nadie pero si no utilizo mi derecho a la palabra y a expresarme, ¿dónde quedan mis derechos? En una sociedad donde (casi) se abusa de este derecho cómo no poder opinar desde mi sentir.

En un presente donde la mujer tiene un lugar controversial y tan fuerte, siendo mujer apelo a la comprensión y aceptación acompañada del respeto que este tema merece. Siendo mujer considero que mi vida y mi cuerpo son lo más importante y valioso que tengo y que si no lo cuido yo primero nadie lo hará más que yo misma. Creo también que no hay poder más grande que tenga como mujer como el de poder portar en mi vientre algo tan mágico e increíble como otra vida, carne de mi carne, causa y efecto del amor más grande y único que existe. Y siento la fuerza femenina galopar en mi interior como para llevar adelante un estado tan único como el de la maternidad. Entiendo que hay mujeres que no sienten la maternidad como algo prioritario en sus vidas, o que directamente no la sienten. Aunque mi naturaleza me habla de una ineludible maternidad en algún momento de mi vida y no puedo escaparle a eso, acepto que haya mujeres que no sientan como yo, no lo comparto porque me guío por mis instintos y se me dificulta ponerme en la piel ajena pero lo acepto, en una civilización somos todos tan diferentes y tan aceptables que mi cabeza permanece abierta ante esto.

Ahora bien, hay lamentables cuestiones que se me escapan del tema de discusión. Hay situaciones límites donde no hay leyes ni debates que resistan a un análisis exhaustivo. Creo que hay casos aberrantes como los de las violaciones, tanto en adultas como en niñas, en los que debería tratarse el tema (doloroso en igual o mayor medida) con actuar expeditivo; ni hablar de las mujeres cuya condición mental es diferente. En estos casos, aunque ya esté regulado legalmente, entiendo que hay que exigir su efectiva aplicación porque el tiempo no se detiene.

Con respecto a la educación sexual, me cuestiono una y otra vez hace una década y media: ¿qué estamos esperando como sociedad para evolucionar de una vez? ¿Por qué permitimos que adolescentes cursen embarazos y/o abortos (claramente no buscados) para quebrar su inocencia y maduración psíquica (vital) natural? ¿Por qué tantas mujeres fallan en su anticoncepción aún siendo adultas? Y ¿por qué no atendemos con urgencia a todas esas mujeres humildes, casi analfabetas, viviendo en condiciones tan precarias sin saber razonar sobre cómo no quedar embarazadas? He oído casos de mujeres en esas condiciones intentando seguir la prescripción médica de utilizar pastillas anticonceptivas administrándolas en una pava tomando mate junto a sus parejas y eso me deja sin palabras. Considero muy necesario y urgente apuntar a la cuestión previa, a la de la prevención. Porque así como entiendo que haya mujeres que no quieran embarazarse (y hagan lo correspondiente para evitarlo con eficacia) también entiendo que hay otros casos que merecen una total atención y cuidado para evitarlo preservando su cuerpo y su salud, aún siendo humildes, aún no habiendo tenido educación o recursos. Estas son las mujeres a las que se les debería prestar total atención para brindarles contención de todo tipo. A ellas hay que enseñarles a concebir responsablemente, a no concebir o a vivir una sexualidad plena sin sobresaltos ni violencia alguna.

En fin lo que está fallando, creo yo, va muchísimo más allá de la justicia y las leyes, va por otro carril fuera de la ideología política o de una postura sobre este tema. Me parece que lo que no estamos mirando como sociedad –trístemente- es la educación que no se está dando a una parte muy grande de la población. Me parece que debería quedar afuera la cuestión personal (por ejemplo si me preguntaran a mi cómo procedería en una situación así, con seguridad diría que SIEMPRE elegiría continuar con un embarazo porque me da terror ultrajar a mi cuerpo de la manera que la práctica lo propone y ni hablar de un ser tan inmaculado como lo es un feto –llámenlo como más les parezca- que para mí es un bebé y no podría vivir en paz sabiendo que lo arrebaté de mi vientre). Afortunadamente no tuve que pasar por ninguna situación límite que me llevase a recurrir a esto, pero jamás me mantuve ajena a la cuestión. Desde chica entiendo la sexualidad como algo que debe vivirse con respeto y conciencia (y madurez y responsabilidad) y la cercanía en mi adolescencia a una mujer que abortó me marcó y abrió la cabeza; y no puedo no pensar en lo que creo lo más atinado. La educación, la contención psicológica y el derecho a la información son cosas que se nos siguen escapando de las manos lamentablemente.

Por último, no juzgo a ninguna mujer que se haya practicado un aborto. Tampoco a ningún hombre que haya acompañado a una pareja a hacerlo. Cada uno es libre de actuar como quiera o como pueda según sus posibilidades y circunstancias y NADIE es condenable. Lo que sí reconozco es el coraje que han tenido para llegar a eso porque estoy casi segura de que de eso no se vuelve. Que del sitio adonde se haya ido a intervenirse no se sale igual que como se entró y eso es merecedor de empatía. Lo que sí deseo es que logremos como sociedad erradicar los embarazos no deseados, los embarazos adolescentes, que cada cual sea dueño de su cuerpo sin dolor y sin sufrimiento. Que las cuestiones médicas límites (inevitables) se manejen con total cautela y los cuidados pertinentes, pero que los casos donde no se corra riesgo de vida sean tratados con la humanidad necesaria para no llegar a la intervención. Es vital para que este país evolucione que los abortos no sean una opción, sino algo extremo a lo que no recurrir de ninguna manera. Es necesario que la anticoncepción sea lo más efectiva posible para que no haya ni que pensarlo un instante. Y que se piense solamente en maternidad, con amor, con deseo, con la concepción de familia íntegra (la que sea, no me importa debatir sobre las formas de familia porque cada una es un mundo) pero sí que se evolucione desde ese lugar. La vida de la mujer es muy importante. La del bebé por nacer también. No puedo alejarme de la idea del bebé como individuo indefenso que depende de su madre para todo de manera simbiótica los primeros años de vida, me cuesta pensar en que un niño es niño solamente después de nacido cuando tantas mujeres hablan con tanta pasión de sus hijos en sus vientres, de una manera que me conmueve tanto.

Ojalá todo esto sirva para evolucionar realmente, para dejar de lado las cuestiones ideológicas y  la violencia con la que tantas agrupaciones tratan a otros por pensar distinto o porque quieren imponer (de manera que considero errónea) una idea, de esa manera que no me representa ni me llega para nada la idea que se quiere transmitir.

 

CARTA AL ÁNGEL ELÉCTRICO

Ángel eléctrico tus musas se lamentan desoladas
junto a las cuerdas de tu fiel compañera de melodías.

*
Desde que te dormiste con el cansancio a cuestas
tu guitarra te extraña sin consuelo,
con una lágrima constante a punto de caer.

*
Tus poesías supieron acompañar mi despertar a la vida,
reflejando mis heridas y mis sonrisas.

*
La música que en tu alma habitó permanece en la Tierra
aunque hayas regresado a esa otra galaxia a la cual perteneces.

*
Entre las burbujas animadas
por el sonido de los acordes que creaste
bailaba tu aura transgresora.

*
Escuchar tu obra resulta atemporal
luego de las décadas transcurridas
desde el surgir de tu magia.

*
El sabor del mágico hallazgo de la adolescencia
no se borra de mi corazón, el orgullo es su alimento.

*
La emoción de descubrir un nuevo color
cada vez que tus melodías suenan
no es habitual en el arte de hoy.

gustavo-cerati

Lo que el corazón pulsa al reproducirse tu canción,
inexplicable en palabras, es lo que solamente otros
que vibran en esa sintonía
pueden sentir.

*
Tu canción yace triste y desolada,
como si algún día fueras a regresar de ese otro mundo
al que te marchaste un día para allí quedarte.

*
La misma sensación extraña se percibe aquí abajo.
*
Es extraño pensarte irretornable pero tu vuelo es tristemente real. 
*
La melodía en la que te sé lejano al mundo de los mortales
no suena afinada, pero debo aceptar que así es.

*
Las fibras de mi alma se mueven espléndidas y grandilocuentes
al recibir las notas que se desprenden de tus canciones de luz.

*
Tu voz resuena inequívoca en los pensamientos
y en el corazón de todos.

*
Tu voz se detuvo un día, aunque el paso del tiempo no se detenga
y tu legado siga más latente que nunca.

*
Tu voz irreplicable dejó su estela en la atmósfera.

 

********************************************************************************

soda vintage

Dedicado a Gustavo Cerati; músico, cantante y compositor argentino. Integrante fundamental de la mítica banda Soda Stereo surgida a principios de los años 80, con la que supo construir una gran trayectoria musical trascendiendo las fronteras de su país de origen y ganando una amplia repercusión entre el público latinoamericano. Luego de su separación logró ganarse un lugar importantísimo como solista, reinventándose a sí mismo en cada disco nuevo.

En 2007 Soda Stereo se reunió en una serie de conciertos durante una larga gira que abarcó una extensa lista de países, incluyendo Estados Unidos, a diez años de su separación. Tras cerrar el furor de esa etapa retomó su carrera solista hasta que en 2010, apenas comenzada la gira presentación de su último trabajo discográfico Fuerza Natural, sufrió un accidente cerebro vascular que lo mantuvo inmerso en un profundo sueño hasta principios de septiembre de 2014 cuando su cuerpo se cansó de luchar, concluyendo en un adiós definitivo.

Actualmente se está llevando a cabo el espectáculo internacional de Cirque du Soleil adaptado a la obra de Soda Stereo, en un contexto de gran emotividad cumplidos más de treinta años de la formación de la misma además de la triste y notable falta de Gustavo.

La lluvia me recitó un poema

Lluvia

Canción

Palabra

Poema

Voz

Inmensidad

gotita de lluvia

*

La lluvia me trajo hasta ahí, aquél día en que un momento común y casual devino en aventura. El día que las gotas de lluvia me limpiaron la amargura y pude sentir su recorrido suave sobre el rostro como bálsamo de libertad.

La naturaleza ha marcado mis pasos en medio del cemento, al igual que aquél día de re-descubrimiento en que el agua me lavó el alma.

Hoy vino aquél día a mi recuerdo. Un resabio de esa picardía con la que bailé entre los brazos de la cortina de agua regresó a mí, entre sonrisa y ojos vidriosos rememorando el despertar.

La gratitud hacia lo natural y la alegría en el cuerpo entero fueron tan inmensas como el charco en la zanja que casi me impide atravesar la calle hacia la vereda.

Y casi como un mantra, ahora resuena en mis pensamientos la poesía infinita de una voz que no se calla, que desde otra galaxia canta con fuerza “la lluvia borra la maldad y lava todas las heridas  (…)”.

Y la lluvia dibuja un poema en el aire pesado, húmedo en exceso y atipicamente cálido. Abril lo recibe como caricia a este otoño que parece haber olvidado su naturaleza gris y destemplada. Un verano que no ofrece intención de despedirse consuela los días de una ciudad donde esta estación es casi imperceptible.

La lluvia como un respiro de luz, como lo que se vive y recibe desde la esencia (hasta los huesos) hasta los pies sobre la tierra, como la bendición necesaria que acompaña a todas partes donde se camina, como lo que llega a la palabra y se repite; y resuena en todo: en el aire, en la canción, en el cuerpo y por supuesto en esa palabra latente.

Y como no podía resultar esquivo, una voz luminosa repleta de poesía y de calma suena junto a esa magia de su melodía que no solo alcanza los oídos, sino también los ojos que atinan a aguarse mientras la oigo esbozar acerca de la propia luz: que para alcanzar toda felicidad sólo habrá que dejarla salir del interior de uno; del fulgor del fuego que emite su fuerza y que eso se traduce en el agua de lluvia también.

RELATOS DE UN CAMBIO DE VIDA

PicsArt_11-22-09.28.08

RESEÑA

“Relatos de un cambio de vida” retrata el proceso de cambio de la autora en el que, acompañada de su pareja emprenden una aventura. Y el estilo de vida se modifica, al igual que el contexto y el paisaje. Juntos, cansados de vivir en la gran ciudad se trasladan al interior a una ciudad mucho más tranquila que Buenos Aires. El lenguaje utilizado por la autora para narrar su historia de cambio invita al lector a participar más que como espectador, como acompañante de dicha aventura. La autora invita a una charla de café, si se quiere, para contarle al lector lo que está viviendo en tiempo presente. Se tocan puntos como la unión de la pareja, el compañerismo y la admiración mutua que se tienen para aprender del otro. Se deja ver como atraviesa dificultades emocionales y familiares pero eso no le impide llevar a cabo su nueva vida tan anhelada, tan buscada por ambos. No se trata de una historia de amor. Es un testimonio de quien siente la necesidad de abandonar su rutina y empezar de nuevo una mejor en un lugar donde le sea posible, donde se sienta afín con el contexto. La frescura de la narración todo el tiempo hace sentir al lector que está conversando con la autora y no que la está leyendo. Retrata también muchos atractivos de la ciudad que ahora los aloja como residentes a ella y a su pareja. No intenta convencer a nadie de que esa vida es mejor, sólo mostrar lo que a ella le significó esa experiencia: una mejor calidad de vida y un bienestar emocional muy importante.

PicsArt_03-06-01.02.10

PALABRA DE LA AUTORA Y ANÁLISIS SOBRE EL LIBRO

“Es mi primer libro publicado en una edición de autor. Significa mucho más de lo que pude imaginar al momento de haberlo dado a luz. Hoy observando hacia atrás el camino recorrido, puedo ver cómo este hijo de papel escrito, creado y parido junto a uno a uno los latidos de mi corazón, me define clara y especialmente. Fue la catarsis necesaria para exteriorizar mi estado en un tiempo de cambio, de renacer, de estabilidad emocional luego de un gran tsunami de emociones vivido a raíz de un malestar común que algunos transitan mejor que otros. Es el reflejo de un gran trabajo propio (y en equipo) para cumplir un sueño de vida y verlo hecho realidad llena de gratitud y emoción. Es la puerta y la ventana abiertas a la escritura, en un reencuentro más que único y sumamente fructífero porque día a día crezco junto a mis letras, gracias a las oportunidades que de a poco van surgiendo y gracias a la gente que confía en mi vocación. Sí, vocación que nació en mi infancia y que hoy en mi adultez re-descubro, en parte, con cierta complicidad y en la otra orilla con sorpresa. Me sorprendo de mí misma porque logro metas que jamás hubiera imaginado y que ahora al soñarlas tan fuerte las veo cumplidas.

Este libro-hijo se gesta a partir de un gran cambio de vida planeado y cumplido en pareja (con ella cumpliendo el rol de mi familia) y de manera casual, naturalmente. Nunca me propuse escribir un libro, ni mucho menos editarlo y luego publicarlo. Un día cualquiera comencé a escribir, a relatar mis vivencias, mi historia y mi día a día en este nuevo hogar vital que encontré como lugar en el mundo. Así se fue sucediendo, los días siguientes continué escribiendo y a lo largo de un año lo sostuve así. Como una especie de diario en el cual le narraba esta historia a alguien más. Después de pasado ese año, decidí que quería compartirlo realmente con los demás, en el rol de lectores, necesité que realmente conocieran mi historia y mi escritura por supuesto. Después de unos días de lluvia incesante, de tormenta y vientos fuertes. Y no me refiero sólo al clima. Porque así fue y es este libro: luz en mi camino. Luz que ilumina mis días, mi casa, mi pareja, mis conflictos internos y con el mundo. Aún en un momento de tormenta, el sol y la calma triunfaron ante la furia salvaje y el desenfreno de una catarata demasiado cruda. Fue escrito de manera espontánea, fluyó como el aire que respiro, como el agua que corre por un río. Se gestó en una etapa muy importante de mi vida, en la que comencé un viaje de reencuentro con varios puntos clave de mi esencia: la pasión por la escritura y volver a escribir después de más de una década; el reencuentro con la amable naturaleza que me recibió con los brazos súper abiertos a mi y a mi pareja; el reencuentro con mi propia esencia y todo lo que ello conlleva; el renacimiento y constante mutación como mujer que todo el tiempo está en movimiento, cumpliendo ciclos y evolucionando; y un crecimiento personal.”

DCIM100GOPROGOPR0028.JPG

SOBRE LA AUTORA

Nacida en Buenos Aires, Argentina en 1985. Comencé a escribir poesía en la infancia, pasé una larga década sin escribir desde el final de mi adolescencia, hasta que un gran cambio de vida ocurrido despertó a la escritora que allí estaba dormida. En 2015, junto a mi pareja comenzamos a pensar en mudarnos de la gran ciudad al interior de Buenos Aires para vivir cerca de la naturaleza y más tranquilos. Eso me llevó a reencontrarme con la pasión de la infancia por la escritura, haciéndose cada vez más fuerte el hábito de escribir. Tanto que en 2016, ya instalada en nuestro nuevo hogar natural, comencé a describir en una serie de relatos esta nueva vida tan anhelada y soñada, lo que sería mi primer libro editado en 2017. Actualmente me dedico a escribir poesía, relatos y ensayos en prosa además de colaborar para diferentes medios digitales de varias partes del mundo, más específicamente de España y Latinoamérica; además de compartir mis letras en mi página de Facebook https://www.facebook.com/AlmaLetras/.

PicsArt_11-22-09.16.45

ESPECIFICACIONES

Título: “Relatos de un cambio de vida”
Autor: Laura García Racciatti
Cantidad de páginas: 205
Valor: $250 (pesos argentinos)
Género: Narrativa – Relatos
Editado de forma independiente en julio de 2017
Envío por correo a todo el territorio argentino