#COLABORACIONES

Hoy traigo una nueva entrada, compartiendo mi colaboración semanal con la maravillosa página de apasionados escritores https://elpoderdelasletras.com/noviembre-y-las-sensaciones/

*

¡¡¡Espero que la disfruten!!!

Lau

¡Pasen por la página y su respectivo grupo de escritores, para colmar las redes de letras de poesía!

 

*****************************************************************************

 

NOVIEMBRE Y LAS SENSACIONES

Noviembre se estrella en el hielo de mis constelaciones,
aquellas en las que encuentro mundos subliminales
donde habitar sin respuesta.

Racimos de sueños voy enfrascando
en mi vientre, los guardo con el perfume del azar.

Charcos de sed pretenden ser humedecidos con la irrupción de la lluvia.

Noviembre se eleva con la energía de un verano
que no parece llegar pero sabrá venir
para calibrar los fríos crudos que el alma intenta esquivar.

Me leí a mí misma hablándome sobre el orden del hogar,
acerca de esa búsqueda natural que pide reciclarnos. 

El nido se reestrenará.

El cuerpo estará más liviano.

El hogar es infinita y cíclicamente modificable,
a la par de la velocidad del sol al girar. 

Un nuevo amanecer vendrá, uno nuevo donde resugir
(donde inevitablemente fue caos)
para barrer todo aquello impuro e innecesario.

Y entonces será noviembre el cierre para abrir el ciclo que viene
desde lo ahora incierto,
aunque lo luminoso se vislumbre y anhele allí.

Anuncios

IMÁGENES RETRO

Gustavo costado

16 de mayo de 2018

Rememorando el show completo de Gustavo cuando participó del Pepsi Music allá por el año 2006 (mientras escribo el año pienso en todo el tiempo que pasó, en como todo fue moviéndose algunas cosas para mal y muchas otras para bien) y me invade la nostalgia. Pero de la buena, esa que te refresca los ojos y cuando se observa el camino recorrido SIEMPRE se ve todo tan distinto. No somos los mismos, estamos más grandes, tantas cosas aprendidas y los cambios nos cambiaron. Pero siempre estamos juntos, de la mano.

De ese día (increíblemente) recuerdo poco del concierto, ahora lo revivo desde la pantalla y se me invaden los oídos de rock. Y se me cubren los ojos de una atmósfera invisible brillante, diáfana, donde la magia de lo inexplicable sobresale. Todo era una novedad. Minuto a minuto una sorpresa, desde horas antes con los preparativos y la ilusión. Para mí seguía siendo una aventura asistir a un recital de Gustavo, luego de las dos fechas vividas en Obras, la hazaña continuaba. Además esta vez tenía compañía y de la buena. Si alguna vez hubiese sabido que iba a ser muy poco el campo y la platea en mi lista de recitales probablemente lo hubiera aprovechado mucho más, o quizás si alguien me lo decía jamás lo hubiera creído. Porque en ese momento parecía realmente un “disco eterno” y daba la sensación de haber emprendido un camino sin fin. La euforia vivida en esas dos oportunidades me alimentaban la fe de disfrute y de más aventuras. Así que ese día emprendimos juntos una más. Desde Devoto a Ciudad Universitaria en el 107, uno de los colectivos de mi barrio de la infancia. Recuerdo como si fuera hoy la emoción que me vestía el cuerpo entero desde su interior. Todo fue sagrado. Tampoco recuerdo la vuelta, pero el significado de esa noche sí tuvo su magia. Es increíble como la mente puede bloquear ciertos recuerdos y otros dejarlos marcados a fuego en todo el espíritu. Para estas fechas es natural revivirlo todo. En estos días es tan ineludible pasar por el corazón y por la memoria ecos de un hecho sin igual.

No puedo más que reafirmar mi fanatismo casi extremo al punto de no hace mucho repetir mi “enfermedad por soda” (palabras de adolescente y no tanto) pero hoy lo pronuncio con cierta vergüenza porque ahora puedo definirlo como sentimiento de amor profundo por la música más que una enfermedad. Pero en esa época era una adolescente descarada y sin vergüenza que repetía esas palabras y TODO absolutamente se regía bajo las metáforas “ceratianas”. Y la gente que sienta eso lo va a comprender, los que no -supongo- se quedarán con la intriga o el desconcierto de no hablar el mismo lenguaje.

Hoy, después de estos largos ocho años de silencio, de sueño obligado y sin poder creer que lo acontecido fuera posible sólo me queda todo lo real y lo maravilloso también.

Aún hoy a pesar de los años de ausencia, la canción persiste y vive en el alma embebida de arte de colores y acordes. Vive en mis escuchas constantes, como una forma de no olvidar, de no abandonar la interacción con el personaje. Aún hoy resulta una audaz hazaña cantar las canciones extra-terrestres con fervor y sentimiento, más que ayer y cada día un poco más. A veces la voz suena triste porque es triste el saber que sólo queda un disco, ya no en carne y hueso. Como cliché me repito mentalmente que “ya no lo veremos volver” pero que al ser tan grande su obra seguirá cantando en ese disco eterno. No se fue (nunca), se quedó aquí y el adiós nunca se dijo del todo.

Si le agradezco por lo vivido me quedo muy lejos de lo que podría alcanzar, si le digo gracias totales también sabe a poco; ¿cómo devolver toda esa luz, si no es no dejando de escuchar lo mejor que nos dio?; ¿qué hubiera sido de mi despertar sin pasar por mis sentidos toda esa luz?; ¿qué sería hoy de mí? Quizás no habría llegado nunca a esta aldea donde somos un templo de auras blancas que caminan a la par. No me cansaré de expresar mi gratitud porque su aparición en mi cosmos me dejó lo mejor que construí dentro de mi mundo hecho papel ávido de letras. Y juntos no nos dejamos olvidar que nuestro hilo rojo se unió al oír toda esa música ligera entre burbujas. Estremecerme al escuchar, me hace volver a creer en mí y en mi musicalidad, en toda esa música que siempre golpea fuerte mi corazón desde que me sé un ser despierto. Mucho tiempo atrás no comprendía del todo el sentir emoción al escuchar una guitarra eléctrica sonando o la armonía de una canción perfectamente compuesta. Hoy siento el privilegio de tener la percepción de abrir los ojos a lo hermoso, a lo que el arte genera entre la piel y los huesos.

árbol y casa

29 de mayo de 2018

Amigarse con su ausencia es volver a recibir su poesía con los oídos iluminados por la belleza que tiene el arte de la música del corazón. Todo este tiempo transcurrido –aunque con nostalgia- se digiere más liviano. Ya se pasa más cómodo el saber que no van a repetirse esos momentos de magia infinita donde el tiempo se detenía en ininterrumpidos acordes galácticos desperdigados en apenas dos o tres horas de algo paranormal. Aún sigo sin poder comprender que se haya dormido, aunque ese día que se durmió para nunca más despertar -el día que se fundió en el profundo sueño que necesitaba para reposar- sea tan lejano, no lo es el sentimiento de incertidumbre.

¿Qué hacer con este vacío que dejaste?

Casi que olvido cómo eran esos lugares tácitos de magia sonora. Hoy sonó tu voz en loop toda la mañana. Pasado el mediodía el loop no se quiere despegar de los oídos. Recitaste poesía sin pausa. Dijiste  “me pondré el uniforme de piel humana” y no pude sino contestar casi como en automático  “no esperaba tanto resplandor”. Es que así  vivo la experiencia de escucharte.

Estremece la canción galáctica, majestuosa y extrasensorial que tiene de todo para ser tan simple y tan grande. Más allá de la connotación que cada uno pueda darle, le habla al amor y la poesía traspasa el cielo en una fiesta de instrumentos enlazados en una comunión exacta como debía ser. Intenté cantarla en mis clases y ¡fue tan emocionante!

Hay conciertos especiales, todos lo son, pero este en particular, me resulta más que especial por el amor, por la música, por la vibración esencial que se me escapó del alma y revivirlo así es como un golpe de luz al alma, arropado con acordes del cielo, ese que él mismo describió junto a un lago sagrado (revivirlo así con tanto fervor, con la repetición que no sabe de finales).

Empezar el día tan musical, con este loop incansable es valorar las pequeñas grandes cosas que la vida nos regala día a día y compadecerse de quienes no están preparados para ver, quienes no lograron aún esa evolución. Entender eso es no luchar contra lo natural, por el contrario es vivir con gratitud.

Seguís con más poesía “la extraña sensación de no pertenecer a este mundo”. A veces uno se siente tan diferente al resto que vibra la sensación de no pertenecer al mundo en el que habita. Y enseguida entra en juego el amor de mi vida, ese lago que encontré en el cielo. Un cielo tan diáfano como pedregoso, pero infinito, sin un techo donde acabar el recorrido. Y la magia lejos de esfumarse, se acrecenta, erupciona como lava de un volcán crecido. Cuando creí que no podía existir más mágico momento, me tropiezo con el canto a la vida de la chica lunar donde se ingresa en otra dimensión, no la tercera o cuarta, quizás la décima y eso dura hasta el final. Y eso durante una eternidad capturada en tan sólo dos minutos que no alcanzan a contarse completos, que se sienten tan breves . Y son entonces esos dos minutos los que me transportan a esa perpetua fascinación.

El loop se silencia en el dispositivo, pero se reproduce en mi cabeza, en mi corazón, en mis dedos que responden con más poesía, en mis pies que danzan al son de esas melodías que resuenan una y otra vez en mi interior, en el aire que voy cambiando al respirar, en el dispositivo móvil donde le conté a él en vagas palabras acerca de esta aventura. El loop se respira en todo alrededor.

BOOKTRAILER – Poesía en la piel

thumbnail 5

Hoy vuelvo a esta casa virtual, con mucha alegría, para compartir un nuevo booktrailer. En esta oportunidad, les traigo el trailer de mi segundo libro, Poesía en la piel.

Luego de la publicación de mi primer libro en el que relato, a través de la narrativa, una nueva forma de vida a raíz de un cambio buscado en compañía de mi pareja y con quien construimos un hogar mejor lejos de la ciudad.

En esta etapa, y gracias a este cambio de vida, logré mutar y evolucionar como persona y como escritora ya que me sumergí en las aguas de la poesía y la escritura intimista, creando así un puente donde hamacarme, donde canalizar toda mi necesidad de expresión en forma de palabras escritas.

Nuevamente conté con la ayuda de mi compañero para este nuevo proyecto audiovisual, así que en esta nueva oportunidad vuelvo a agradecer con el corazón a mi amor Ezequiel por su apoyo incondicional.

…renacer

La naturaleza asimilada
desde lo aledaño al corazón

Un reencuentro
con la voz interior

Los sueños bien plantados

Escribir para sanar.

***************************************

Breve reseña

Poesía en la piel refleja un cambio que se hizo posible y que logró un gran crecimiento y una gran limpieza, ambos espirituales, llevando a cabo así una nueva etapa en la vida donde todo es más puro, donde avanzar en la vida no sólo es la única opción posible sino que es inevitable e ineludible. Es un fiel reflejo de la luz alcanzada en el plano espiritual donde las musas pertenecen todas a la naturaleza y donde la poesía es una protagonista incansable. Donde esa naturaleza es una fuente de inspiración inagotable que impregna al espíritu de esa claridad en armonía con el cuerpo entero y la mente. 

thumbnail 2.1

Título: “Poesía en la piel”
Autor: Laura García Racciatti
Valor: $350 (pesos argentinos)
Género:
Poesía – Prosa poética

Edición de autor, impreso en Agosto de 2018

Para adquirir un ejemplar, pueden contactarse por privado y coordinamos. Hago envíos por correo por ahora sólamente a toda la República Argentina, por otras formas de envío personalizadas podemos arreglar por privado.

Otras formas de contacto y para conocer mi trabajo, pueden pasar por mis redes sociales:

https://www.facebook.com/AlmaLetras
https://www.instagram.com/mialmaenletras85
garciaracciattilaura@yahoo.com.ar

EN PRIMERA PERSONA

RAMAS DE ÁRBOL PELADO

Esta es mi historia, mi experiencia personal, pero sé que podría ser la de cualquier joven argentino de clase media viviendo en este país. Por eso quiero contar en primera persona lo que está sucediendo en un país desgarrado, desgastado, desvalorizado y sacudido por un mal social que no cesa. Más de lo mismo, esto es cíclico y nadie sabe si realmente alguna vez el ciclo se cerrará para salir adelante como lo necesitamos.

Cuando se vuelve cuesta arriba creer en los sueños, resulta difícil continuar soñando. En mi corta vida he tenido sueños y he logrado materializar algunos, algo que alimenta la sonrisa del alma y las ganas de seguir soñando. Pero ocurre también que la realidad muchas veces pisa fuerte acorralando las alas de aquellos sueños, volviéndolos cada vez más lejanos. Mi esencia me permite siempre mantenerme con ilusión pero ya no soy una niña, ahora debo abrir bien los ojos y mantenerme despierta porque si me duermo y no lucho, los buitres pueden resetearme esos anhelos del alma construidos desde el amor.

SOL Y ÁRBOLES PELADOS

Cuando era una adolescente ilusa e inexperta viví una de las primeras crisis de la actualidad (la del 2001, la más fuerte de las contemporáneas) pero así y todo no la viví realmente “a consciencia”. Tenía casa, comida y la protección de mis padres que resolvían todo por mí y mi hermana así que, aunque de alguna manera lo vivimos, nos mantuvimos al margen. Lo vivimos, lo viví. Y se salió de eso. El país salió. Ya no sé siquiera cómo porque ese fin de año ocurrió una increíble seguidilla de asunciones ridículas de presidentes en tan sólo una semana y a partir de ahí se veía públicamente lo que se denominó caos social y creo que la definición fue bastante acertada, digo con respecto al tema social. Hoy, después de diecisiete años reincidimos; la sociedad nuevamente se encuentra sacudida. No aprendemos más, no sabemos aprender. A muchos tampoco los dejan porque los incentivan para no salir de ese círculo vicioso, los agitan tanto que los aturden para confundirlos, distraerlos de lo que realmente importa. ¿Qué nos sucede a los argentinos que nos dejamos pisotear una y otra vez? ¿Qué nos pasa que vale más aparentar algo que no somos a ser solidarios entre nosotros? Nos comportamos de forma egoísta cuando algo realmente vale la pena. Sólo nos unimos para hacer más ruido o para demostrar una y otra vez lo “vivos” que podemos llegar a ser ante las situaciones que nos engordan el ego.

mate

Me siento muy decepcionada, cansada porque soy joven y estoy repleta de sueños que debo postergar por tiempo indeterminado, o lo que es peor, resignarlos para no luchar en contra de la corriente. Hace décadas que el ciudadano argentino se preocupa de verdad cuando le tocan el bolsillo, se inquieta cuando se dispara el dólar y los precios vuelan a las nubes en apenas días. Hace años que debemos lidiar con la inestabilidad económica y que el resto de las cosas dependan de ello. Y, como si eso no alcanzara, hace casi un siglo que debemos aceptar la progresiva decadencia cultural que, con los años, crece más y más a la par de la debacle social. Todo se experimenta en medio de ambientes hostiles, violentos (provocados por la misma gente que así se encuentra: violenta y hostil). Todo se mide con la vara del resentimiento y la insanidad moral. Cada vez somos menos las personas que elegimos trabajar internamente para mantenernos limpios de toda intoxicación emocional que lo único que logra es más resentimiento y más competencia entre pares. La desigualdad social es un claro ejemplo de esto; unos se llenan los bolsillos de billetes y chequeras (y de lujos adquiridos para aparentar), mientras que a otros se les escurre lo poco que tienen (material e inmaterial) aunque lo cuiden como a su propia vida. La gente prefiere ciegamente admitir diferencias irreconciliables entre personas y enfrentarse en vez de aceptar que el problema de base es muchísimo más profundo: la mentalidad y la educación, las que perdimos en alguna urna hace unas cuantas décadas o, lo que es peor, nos las fueron robando junto con la dignidad los poderosos e inescrupulosos que simularon manejar el país. Más allá de banderas políticas, los candidatos acaparan votos para salvarse ellos y el pueblo queda al margen de todo. Cada vez es mayor el número de personas trabajadoras, empobrecidas, humildes y cansadas de remar contra la corriente, mientras que cada vez son menos los que más tienen y escalan hacia un estatus social de privilegio. Y así quedarán eternamente enfrentados en distintas veredas. Y así quedará eternamente más enterrada en el olvido la alguna vez existente clase media (que ya casi no logra divisarse). De esta manera no hay más que muchísima más división de clases, desigualdad e injusticia. Y el hartazgo. El cansancio de no saber cómo salir de forma sana de ese lamentable círculo. ¿Dónde están los derechos de los que (dicen) gozamos todos? Que yo sepa, no todos tenemos los mismos derechos. Profesionales (o no) nos vemos imposibilitados a acceder a una casa propia, debemos renunciar al sueño de la familia por no poder mantenerse siquiera una pareja, como para encima pensar en alimentar una boca más, debemos aceptar que nos arrebaten de a poco los sueños más puros y más nobles por sensatez. Eso sí, a quienes no tuvieron educación se les incentiva a construir sobre el fango familias numerosas, lo mismo que a los “burgueses modernos” que jamás sabrán lo que es sentarse con su pareja a hacer cuentas una y otra vez para que los números no se diluyan en el papel. Y yo me pregunto, entonces, ¿hasta cuándo vamos a tolerar que nuestro país continúe “zafando” -como decimos en lunfardo- en medio de crisis, que se llevan puestas a miles de personas cada vez que ocurren y placebos donde se aquietan las aguas para luego volver a sacudirse al cabo de dos o tres años más?

ATARDECER RAMAS

Luego del 2001, se instaló la famosa “década ganada”, como a ellos mismos les gustaba definirse, que concluyendo el 2015 llegó al final de su existencia dejando una grieta irreparable en la sociedad argentina en donde más o menos la cosa se definió -y define- como un partido de football donde “sos de un equipo o del otro” (pero nunca habrá acuerdo, sos de un bando o sos el enemigo) y aún quedan resabios de esa división. Y ahora que ese período es tan inimaginable como la idea de ser potencia mundial, transitamos una nueva crisis cargada de incertidumbre (predecible o no) por una imposibilidad o desinterés en educar a la sociedad para cuidar lo que tenemos sin que nos sigan robando no sólo los sueños, también el dinero y con él la posibilidad de progresar en la vida.

SOL DETRÁS DE ÁRBOLES

Hoy debemos seguir adelante. No sabemos cómo pero hay que seguir. Hoy no estoy sola, gracias a Dios tengo a un compañero que sigue mis pasos tomándome de la mano. Y yo lo sigo a él donde vaya. Pero los dos sí estamos solos. Solos nos dejó el sistema, solos nos dejó la sociedad porque, como dije antes, la gente está muy preocupada aparentando. O tratando de sobrevivir (al igual que nosotros), mientras tanto el país continua andando en una especie de terapia intensiva de la que resulta muy difícil imaginar salir prontamente. Mientras tanto, como han dicho muchos, “hay que pensar en trabajar para un cambio que no vamos a ver, que quizás ni nuestros hijos lleguen a ver”. Pero, ¿estamos realmente dispuestos a sacrificar nuestro presente por un futuro incierto? ¿Por qué, si la vida es hoy? Mañana no sabemos si estaremos vivos o qué pasará. Además, ¿de qué hijos estoy hablando, si a este paso difícilmente los tenga? Mientras tanto, sólo queda ver pasar por delante de los ojos como algunos, con un poco de suerte (o ayuda) cumplen sus sueños, los mismos que nosotros por ahora no podemos alcanzar, también aceptar que la cultura de este país, sigue en decadencia y mientras no haya nadie despierto capaz de enderezarla éste también va a ser un problema social. Porque no todo es el bolsillo; lo que cansa es no vivir tranquilo, sabiendo que en cualquier momento puede haber un estallido social. Y lo que además entristece es ver cómo cada vez hay más gente (más) ignorante dejándose llevar por esa marea decadente; faltos de educación, faltos de interés en salir adelante y crecer, llevados por una situación que les permite sobrevivir cómodos ya que hacer el esfuerzo por cambiar implica un desgaste -o porque ni siquiera se detienen a pensar en eso, porque no tienen las herramientas para poder reflexionar- entonces es mejor seguir como se está a probar un cambio que los saque de esa comodidad tan vacía, de su zona de confort -aún sin saber que en ella se encuentran-.

Es así que mi país, mi patria, se encuentra a un millón de años de luz de lo que pudiera ser un país civilizado y mientras eso ocurre países civilizados nos miran desde arriba y con recelo por esa distancia cultural y educacional que nos separa. Y así quienes trabajamos y luchamos por superarnos, nos encontramos una y otra vez con obstáculos y trabas que nos impiden avanzar y creer que los sueños -esos que añoramos con el alma y el cuerpo- se nos van a cumplir, lidiando con la violencia que se vive en la opinión pública, en quienes no pueden despertar de ese fanatismo ciego que los impulsa a revolucionar y revolver todo aquello que sienten del lado opuesto de su vereda. Y este es el futuro hostil que dejaremos a las próximas generaciones, que cada vez tendrán más dificultades para progresar y más resentimientos con los que lidiar.

POESÍA EN LA PIEL

[Renacer en la naturaleza]


RESEÑA

Poesía en la piel es un viaje al centro de la esencia, con la naturaleza como nexo, como único puente posible para llegar al final de ese recorrido y transformarla en el mejor hogar para renacer, para llevar a cabo una metamorfosis que significa una resurrección espiritual sucedida gracias al ambiente natural que acompaña, que nutre y da vida alojando allí al ser y al hacer. Aquí se refleja un cambio que se hizo posible y que logró un gran crecimiento y una gran limpieza, ambos espirituales, llevando a cabo así una nueva etapa en la vida donde todo es más puro, donde avanzar en la vida no sólo es la única opción posible sino que es inevitable e ineludible. Es también un viaje de sanación absoluta, donde el soltar situaciones, momentos y personas va de la mano con el perdón y la aceptación de lo que no es o de lo que no va con la propia esencia. Donde todo va mutando a raíz de la experimentación personal, donde las experiencias van y vienen (como las personas) y todas (tanto las buenas como las malas) aportan algo que permite ese crecimiento y esa sabiduría que se van adquiriendo con el paso del tiempo. Nada está librado al azar, aunque tampoco hay una estructura precisa.

Es un fiel reflejo de la luz alcanzada en el plano espiritual donde las musas pertenecen todas a la naturaleza y donde la poesía es una protagonista incansable. Donde esa naturaleza es una fuente de inspiración inagotable que impregna al espíritu de esa claridad en armonía con el cuerpo entero y la mente. Es una etapa de pura introspección, de escritura intimista y de viaje al pasado pero sin nostalgia, sin reproches a nada ni a nadie. Porque en ese viaje se comprenden más y mejor muchas cosas que debieron ocurrir para llegar a esta instancia y para lograr sanar.

Es el segundo libro de la autora, resultando de una meticulosa recopilación de textos escritos durante el último año de su vida, reflejando así una madurez tanto emocional y espiritual como en la forma de escribir. En esta oportunidad, la misma refleja toda esa calidad de vida adquirida gracias al cambio de vida narrado en su primer libro Relatos de un cambio de vida, que consta de varios capítulos dedicados a contar el trasfondo de una decisión crucial en su vida y en la de su pareja así como también relatar la época inmediata que sigue además de las sensaciones que van apareciendo en ella en esa etapa. Es en este nuevo libro que la autora se anima a proseguir con el testimonio de su experiencia pero esta vez de una forma diferente a la narrativa, esta vez se entrega completamente a desnudar su alma a través de la poesía. Se atreve también a navegar con más profundidad en los mares de la auto-edición durante un proceso minucioso y exhaustivo para dedicarse a cada una de las cuestiones que conllevan la edición de un libro (correcciones, elección de la tipografía y la asignación de detalles ilustrados en el interior referentes a cada texto, entre otras) que si bien se les había acercado durante la edición del primero, en este flamante segundo libro se adentró con mayor compromiso y seriedad que en la primera experiencia.

                                                                 *          *          *          *

SOBRE EL ARTE DE TAPA

thumbnail 5

El arte de tapa estuvo a cargo de la artista plástica y docente María Laura Duarte, quien es más conocida en las redes sociales como Marial Duarte gracias a las ilustraciones que publica en su página personal https://www.facebook.com/soymarimoniart/ y en Instagram [ https://www.instagram.com/soymarimoniart/ ]. La ilustración fue trabajada en un proceso conjunto entre las dos autoras con una clara convicción de reflejar en la tapa la conexión de la autora del libro con la naturaleza y ese despertar en (y gracias a) ella, lo que se deja entrever en el subtítulo del libro “renacer en la naturaleza”.

                                                                 *          *          *          *

SOBRE LA AUTORA

YO_

Laura nació en Buenos Aires, Argentina en agosto de 1985. Comenzó a escribir en edad escolar, en la infancia, encantada con la poesía. Al finalizar el colegio ingresó en la universidad a cursar la carrera de Comunicación con orientación en periodismo pero al no hallarse en la piel de periodista, abandonó la cursada en la mitad del tercer año. Luego pasó una larga década sin escribir, desde el final de la adolescencia, hasta que un gran cambio de vida despertó la escritora que allí había quedado dormida.

En 2015, junto a su compañero comenzaron a pensar en mudarse de la gran ciudad al interior de Buenos Aires para vivir muy cerca de la naturaleza y más tranquilos. Eso la llevó a reencontrarse con la pasión por la escritura, siendo así que en 2016 ya instalada en Tandil, su nuevo hogar, comenzó a redactar lo que sería su primer libro de relatos editado y publicado en julio de 2017.

Empleos formales tuvo muchos y hace casi diez años que se desempeña como administrativa para vivir, a pesar de que su verdadera vocación se encuentra en las letras y en la escritura como forma de expresión. Escribir es su pasión y su manera de comunicarse, de brindarse al mundo.

Actualmente se dedica a escribir poesía, relatos y ensayos en prosa además de colaborar en diferentes medios digitales locales e internacionales, así como también se encarga de compartir su escritura en las redes sociales. Participó en el libro grupal de la editorial española Cuatro hojas editado en 2018, en la antología de poesía “Nuevos rumbos” de Tahiel ediciones publicado en 2018 y en la antología de la editorial Salto al reverso a publicarse en 2019.

IMG_20180630_165204

“Además de la escritura, soy amante de la música: amo cantar y me siento muy atraída por la guitarra; empecé a tomar clases de las dos pero a ambas les tengo un poco de temor e inseguridad, por eso no me dedico a ellas porque tengo mucho que aprender y me falta confianza.”

                                                                 *          *          *          *

ESPECIFICACIONES

thumbnail 7

Título: “Poesía en la piel”
Autor: Laura García Racciatti
Valor: $350 (pesos argentinos)
Género:
Poesía – Prosa poética

Edición de autor, impreso en Agosto de 2018

[Hago envíos por correo a toda la República Argentina, por otras formas de envío personalizadas podemos arreglar por privado]

                                                                 *          *          *          *

OTRAS REDES SOCIALES DE CONTACTO

https://www.facebook.com/AlmaLetras
https://www.instagram.com/mialmaenletras85
garciaracciattilaura@yahoo.com.ar

TODO LO QUE TENGO

Nada de lo que tengo me ha sido regalado.

20180630_172914

Nada de lo que tengo resultó sencillo de transitar ni de lograr. Hasta mis alas las he conquistado, forjando con fortaleza las raíces que me nacieron de ellas para sostenerse en mí. Hasta mi sensibilidad la he de defender con uñas y dientes, contra viento y marea, aún en tiempos donde las miserias humanas pretendían llevarme con la marea hacia el camino opuesto. Hasta mi esencia ha sido puesta en jaque en tiempos donde ser sensible y profundo no mueve las masas porque lo superficial se vuelve comercial, llamativo.
*

Nada de lo que hoy soy me ha sido servido, más bien cada uno de aquellos bienes inmateriales que atesoro en el alma reflejan la suma de tantos pasos pronunciados en un camino extenso, a veces tortuoso, otras veces florido, pero siempre de aprendizaje, de recibir, de gratitud y evolución.

ARROYO 2

Nada de lo que poseo me ha sido regalado, mi casa y todo lo tangible en ella es producto de una labor incansable que no me ha impedido desistir de soñar y luchar por lo que anhelo. Mi valor más fuerte es la sencillez y puedo afirmar que soy rica porque observo el pino de la mesa del comedor matizada en tono algarrobo y siento el poder de la belleza que se encuentra en lo simple. Admiro los pocos cuadros que tengo colgados en las paredes de este hogar y me enorgullece que no pertenezcan a un autor famoso, que le he dado la posibilidad a alguien noble de expandirse. Abro las puertas de mi placard y me alivia encontrarme con la cantidad justa de ropa, la misma (o menos) que hace cinco años y que no existan diseñadores de renombre entre esas prendas. No me preocupa ver el desgaste en ellas porque el paso del tiempo es ineludible. También en las personas.
*

Nada de lo que hoy tengo son posesiones. Cada una de las cosas que forman parte de mi vida y mi historia me han sido concedidas por alguna razón, acomodadas perfectamente a la realidad que me sucede y al contexto que me rodea. Mi trabajo, mis pasiones, mis “trofeos”, mis éxitos (y también los fracasos), las personas que residen en mi presente y mis pensamientos han sido debidamente arribados mediante el proceso de mi crecimiento y se me han brindado por un sentido.

flor cemento 2

No me desvela saber al tiempo como el carrousel que es, que no se detiene. Que la vida transcurre sin fin y sin detenerse. A veces es cruel la vida, a veces concede lo que deseamos con el cuerpo, otras nos devuelve lo mejor que tenía alistado para el momento exacto en que ser brindado, aunque ello no fuera lo que tanto buscamos. Aunque fuese aún mejor y nos regale la sorpresa de la abundancia. A veces los sobresaltos también son presentes que adquirir, regalos que se nos acercan sin poder impedirlo.
*

Todo lo que tengo es todo lo que podría haber soñado. Todo lo que no tengo es aquello que por alguna razón el destino no quiere hacerme transitar aún. Aunque lo anhele con cada latido de mi corazón, aunque hoy no lo comprenda. ¿Cuál será la trampa que el azar busca tenderme? No lo sé, pero confío (si es que me quedan ápices de luz para iluminar esa esperanza) en que, si bien mi futuro no está escrito, esa fuerza superior y divina me oye suplicarle al viento que se materialicen mis sueños despiertos.
*

Todo lo que tengo, ha llegado con el sabor de las batallas recorridas en triunfos (casi) fortuitos. Por más que hoy luzcan lejanos esos pasos vencidos de andares extensos, sé que ahí estuvieron esos pesos y esos sudores que me permitieron ganar esas contiendas. Y entonces todo lo que tengo sigue siendo reflejo de la luz alcanzada, continúa siendo mi mayor trofeo, mi orgullo.

SOBRE MÍ

IMG_20180630_170125
Soy Laura, nacida en Buenos Aires, Argentina en agosto de 1985. Comencé a escribir en edad escolar, en la infancia, encantada con la poesía. Al finalizar el colegio ingresé en la universidad a cursar la carrera de Comunicación con orientación en periodismo pero al no hallarme en la piel de periodista, abandoné la cursada en la mitad del tercer año.
*

Luego pasé una larga década sin escribir desde el final de mi adolescencia, hasta que un gran cambio de vida me llamó a la puerta y despertó la escritora que allí había quedado adormecida.
árbol y casa
En 2015, junto a mi pareja comenzamos a pensar en mudarnos de la gran ciudad al interior de Buenos Aires para vivir muy cerca de la naturaleza y más tranquilos. Eso me llevó a reencontrarme con la pasión de la infancia por la escritura, haciéndose cada vez más fuerte el hábito de escribir. Tanto que en 2016, ya instalada en nuestro nuevo hogar natural, comencé a describir en una serie de relatos esta nueva vida tan anhelada y soñada, sin darme cuenta de que estaba redactando lo que sería mi primer hijo de papel editado y publicado en julio de 2017.
*
Empleos formales tuve muchos y hace casi diez años me desempeño como administrativa para vivir, pero mi verdadera vocación la encuentro en las letras y en la escritura como forma de expresión. Escribir es mi pasión y se traduce en mi manera de comunicarme, de brindarme al mundo.
carta
Actualmente me dedico a escribir poesía, relatos y ensayos en prosa además de colaborar en diferentes medios digitales locales e internacionales, así como también me encargo de compartir mis letras en mis redes sociales. Participé en el libro grupal de la editorial española Cuatro hojas editado en 2018, en la antología de poesía “Nuevos rumbos” de Tahiel ediciones publicado en 2018 y en la antología de la editorial Salto al reverso a editar en 2019.